Le pongo tiritas al frío de tu piel

Vídeo aquí

Ella es de las que prefieren los versos
antes de saber cómo se besa.

Ella es de las que beben,
no para olvidar,
sino para dejar de recordar por una noche
que su corazón se está mudando de otro pecho.

Ella es la que guarda mentiras,
la que esconde verdades,
la que frecuenta los bares
y siempre te mira cuando la miras.

Ella tiene toda una recámara cargada de besos
pero...
es de las que tienen mala puntería.

No sabía que mi corazón tenía un máster
en latidos acelerados
cuando está cerca.

Ella es jodidamente perfecta.

Nadie sabe
si se le puede poner una tirita al frío
(ese que corta los labios)
para que deje de tiritar
en una piel
que no sea la suya...
Pero hay un remedio
y es
acercarnos.

Ella es la que baila escuchando Sabina por las noches,
la que se queda hasta las tantas despierta
porque no hay nadie que le diga
un 'te quiero'
de esos
que convierten todas las madrugadas
en amaneceres de Luna.

Ella cuenta con los dedos de una mano sus amigos verdaderos
y siempre, 
siempre,
siempre le sobran seis dedos.

Ella es la que sueña con acurrucarse en un hombro que le sirva de almohada
todas las noches de precipicio,
sueña con unas manos que le hagan de sábanas
y la aparten del frío.

Pero lo que ella no sabe,
de lo que no tiene ni puta idea
es
de que me muero por ser su cama.
Y arroparla con mis manos,
y agarrarme a sus caderas cuando vengan curvas.

Ella tararea la típica canción de Pink Floyd
para derribar el muro que la separa de sí misma,
y poder seguir con la reconstrucción
de
su
corazón.

Ella no quiere cargar con las maletas del olvido,
prefiere decirle a la vida que pare,
que ella se baja aquí.

Y yo,
por ella,
haría lo mismo;

Bebería para no recordar,
bailaría Sabina por las noches,
soñaría con sus hombros...

Y cuando por fin
nos hayamos acercado,
sólo le podría decir:
'No te preocupes,
no volverás a pasar frío ninguna noche,
de eso
me encargo
yo'

Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma de tu abandono

Barco Pirata